¡Más pobres! Maduro anuncia aumento número 20 en cuatro años de gobierno

Tras una semana desaparecido de la escena pública, el presidente de la República Nicolás Maduro anunció una serie de medidas económicas entre las que incluyó un aumento de sueldo de 40%, confirmando el rumor que corrió como pólvora el pasado fin de semana por redes sociales y cadenas de wasap. ¿Por qué no alcanza la plata?

Pedro Eduardo Leal/Venezuela al Día

Tras un maratónico discurso ofrecido ante la Asamblea Nacional Constituyente, cargado de la verborrea antiimperalista y las acostumbradas acusaciones y amenazas contra el sector privado, el Ejecutivo oficializó el quinto incremento del año 2017, que incluso ante de cobrarse se ha vuelto sal y agua.

El mismo representa el aumento de sueldo mínimo número 20 en cuatro años desde que fue electo como presidente de la República en abril de 2013, lo que lo pone cabeza a cabeza con los 22 aumentos ejecutados por su padre político en 15 años al frente del ejercicio del poder.

Quien sigue apostado a mantener su caudal político metiendo más billetes devaluados en las carteras de los venezolanos, llevó el ingreso mínimo a Bs. 134.544,18, mientras que el valor del cestaticket pasaría a Bs. 189.000, sumando así un monto total de Bs 325.544,18.

Más de lo mismo. Un grupo de economistas entrevistados por Venezuela Al Día coinciden en que los incrementos del Ejecutivo son un saludo a la bandera gracias a la inflación galopante que en cualquier momento puede dar paso a una hiperinflación en la nación que recibió la bonanza petrolera más grande del continente en décadas. Sí, obra y gracia del Socialismo del Siglo XXI.    

Homero Gutiérrez, economista, resalta que la falta de eficacia de estos incrementos salariales obedece a que no están vinculados a la productividad, lo que necesariamente implica un aumento de precios. “¿Qué significa esto? que las empresas necesitan cubrir el aumento de los salarios con mayores precios. Entonces estamos en un círculo vicioso, el gobierno aumenta por decreto los salarios y las empresas requieren subir los precios”, subraya.

Según explica Gutiérrez, estos aumentos generalmente “compensan” la inflación pasada y no la inflación futura, lo que se traduce en que “el salario de los trabajadores siempre va rezagado con respecto a los precios, es decir, que los aumentos de salario por decreto solo brindan un alivio en la primera quincena, tan pronto suben los precios vuelves a estar bajo el agua”, apunta.

Diputado Alvarado: “Los aumentos van por la escalera, mientras la inflación sube en ascensor”

Ángel Alvarado, diputado a la Asamblea Nacional, coincide con Gutiérrez y asevera que la ineficacia que ha puesto a Maduro contra la pared 20 veces obligándolos a subir los sueldos y salarios se debe a que “mientras los sueldos van por la escalera, la inflación sube por el ascensor”.

“Estamos en un proceso de inflación crónica y elevada que en cualquier momento puede pasar a hiperinflación, un fenómeno en el cual los precios suben diariamente de manera significativa”, destacó el parlamentario experto en finanzas.

La solución, plantea el legislador, no es aumentar salarios como loco. Subraya sobre este punto que ante la espiral inflacionaria que vive el país urge una reforma integral de la economía, que incluya renegociar la deuda y abrir mercados internacionales.

Alvarado hace especial énfasis en este punto, ya que a su juicio la inflación tiene un componente muy importante en el endeudamiento que tiene el país. “Venezuela tiene una deuda externa más grande del mundo, la cual se hace impagable por la caída de los precios del petróleo y el colapso de la economía. “Aquí no hay cambio económico sin cambio político, y todo pareciera apuntar a que en Venezuela se va a seguir agudizando esa crisis”, sostiene.

¿Cómo paga el Gobierno?

Gutiérrez agrega que desde el punto de vista macroeconómico, el gobierno también padece como empleador los aumentos de precio. Maduro, dice, necesita más bolívares para pagar la nómina pública. “¿De dónde saca el dinero? puede devaluar para obtener más bolívares por dólar de regalía de PDVSA”, alerta con preocupación.

La otra opción que tiene quien hoy ostenta el poder, recalca el especialista, es exigirle al Banco Central de Venezuela que realice préstamos a la estatal petrolera para que pague más impuestos y así aumenta la cantidad de dinero en circulación.

Gobierno propone que pagos internacionales no sean en dólares

Sobre este punto, plantea que solo traerá consigo más inflación: “Aquí volvemos a una regla básica de la economía: ¿Qué pasa con el valor del tomate en época de cosecha? La respuesta es simple baja el valor del tomate, igual pasa con el dinero. Cuánto más dinero en circulación existe respecto de la producción de un país, el valor del dinero también baja. Esto último se aprecia en el hecho que necesitas más bolívares de menor valor para comprar las mismas cosas”, suma.

“Vamos a pulverizar el paralelo”, decían…

El representante de los mirandinos en la Asamblea Nacional, pone un sencillo ejemplo para dejar en evidencia que el aumento del salario mínimo es una evidente señal de fracaso en el control de la inflación. Sobre el hecho de que tras 20 aumentos de sueldo la capacidad de compra sea mínima ante un tipo de cambio oficial supera los Bs. 20.000 por dólar, Alvarado destaca que al tipo de cambio no oficial un venezolano gana 7 u 8 dólares al mes, lo que representan el ingreso mínimo por hora un trabajador en Estados Unidos.

Destacado: ¡Seguimos teniendo patria! “Salario mínimo integral” de Maduro representa, en promedio, $16 mensuales.