La ciencia demuestra que hablar de sexo puede garantizar orgasmos

No discutan más, señoras, y entiendan de una vez por todas, por favor, que las parejas que hablan sobre sus polvos lejos de la cama tienen más posibilidades de sacarle gusto a cada faena y de invertir como toca las ganas y el deseo.

Y no se trata,solo de manifestar en medio de carantoñas y arrumacos, las cosas buenas o de exaltar las ocasionales apoteosis que puede dejar un orgasmo en medio de una relación. Nada de eso. Se trata de tomar en serio las cosas incómodas y de poner, donde debe ser, los gustos y las expectativas de cada cual, para no generar frustraciones. Pero más allá del gusto o disgusto, recientemente un estudio de una universidad alemana demostró que las parejas que hablan abiertamente de sexo puede lograr el orgasmo más frecuentemente que las más conservadoras.

En aquellas parejas que no obstante acostarse con frecuencia, acumulan frustraciones y disgustos, simplemente por callar cosas que, aunque sean costumbre, no traen satisfacción y que a lo único que empujan es a convertir cada acto en un simple trámite del que hay que salir lo más rápido posible para poder dormir en paz, o para marcharse a casa.

Cómo seguir la vida en tiempos de crisis

Al hablar de la falta de orgasmos, la tacañez en las caricias durante los previos, la austeridad en las palabras, las exigencias que solo satisfacen al otro y ese expandido desinterés por procurarle satisfacción al compañero se deben procurar entornos sanos de conversación.

Charlas que, como ya he dicho, deben darse fuera de la cama, en espacios de intimidad y alta franqueza definidos para tal fin y priorizados en la agenda personal más que en una reunión de trabajo con el jefe.

Vía El Tiempo