Consejos para cuidar tu piel del bronceado sobrecargado

Con el mar allí, a tan solo kilómetros, siempre resulta tentador disfrutar de la playa y sus encantos. Sin embargo, no debemos olvidar que la exposición prolongada a la luz solar, puede generar daños irreversibles que van desde el envejecimiento prematuro hasta el cáncer en la piel

Antes
La recomendación es iniciar la preparación al menos dos semanas antes del viaje. Lo primero es hidratar bien la piel tomando abundante agua y aplicando diariamente cremas humectantes, aunque lo ideal es que esta sea una rutina de todos los días.

Si desea un buen bronceado, incluya en su dieta alimentos ricos en betacaroteno, como zanahoria, tomate, mango y espinaca; más no se exceda porque puede que el tono logrado sea más naranja del esperado.

Durante
Es imprescindible el uso del protector solar con factor de protección (FPS) igual o mayor a 30. En la actualidad encontramos unos multifunción con fórmulas antienvejecimiento y ultrahidratantes.

Los especialistas recomiendan los que no contengan perfumes, grasas o emulsionantes; ricos en vitaminas E, B5 y provitamina para evitar alergias, manchas o granos.

Cómo seguir la vida en tiempos de crisis

El protector debe aplicarse bajo techo, nunca en la playa o piscina, sobre la piel bien seca 30 minutos antes de exponerse al sol, repitiendo su uso mínimo cada dos horas, aunque sea resistente al agua y haya presencia de nubes.

Después
Luego de largas exposiciones al sol, la piel necesita recuperarse. En el mercado existen cremas y lociones con fórmulas humectantes con propiedades regeneradoras. Prefiera las que incluyen frutas entre sus ingredientes.

Dependiendo del estado de la piel, se recomienda el uso de exfoliantes naturales para eliminar las capas afectadas, a menos que exista alguna quemadura o irritación. En ese caso espere que la piel mejore usando productos humectantes.

Vía Estampas