¿Intervención militar vs narcodictadura militar?

EFE/Nathalie Sayago

Venezuela ha abierto un nuevo capítulo en su ya agitada historia. El pasado viernes el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, avisó que estaba discutiendo con otros mandatarios la delicada situación que atravesaba nuestro país y que tenía en mente varias estrategias, siendo la intervención militar una opción viable. El Pentágono en principio aclaró que no tiene orden alguna del Ejecutivo, sin embargo, de llegar, “estaban preparados”.

Matías Zabaleta/Venezuela Al Día

Las declaraciones le dieron la vuelta al mundo. Tanto afectos al chavismo como detractores se pronunciaron. Países como México, Perú y Colombia rechazan la dictadura de Maduro, sin embargo no apoyarían una intervención militar. Y está los personajes que conforman la cúpula del régimen, quienes hicieron un festín con la amenaza de Trump y aseguraron que jamás aceptarán una acción de ese tipo.

El Gobierno de Maduro, a través de un comunicado leído por Jorge Arreaza tachó de “belicistas” las declaraciones de Trump, y consideró que representan una “amenaza directa contra la paz, la estabilidad, la independencia, la unidad territorial, la soberanía, y el derecho a la autodeterminación”.

Delcy Rodríguez, ahora presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), acotó que lo dicho por Trump “supone el mayor acto de hostilidad cometido por el imperio estadounidense en la historia de las relaciones entre ambos países y que de concretarse supondría una crisis de dimensiones históricas para toda la región latinoamericana y caribeña”.

Mientras que Nicolás Maduro Guerra, hijo del presidente, protagonizó una intervención que dio pena ajena. Nicolasito, como se refiere a él la oposición respondió a la máxima autoridad de EEUU asegurando que de los soldados “imperiales” pisar suelo patrio, los fusiles llegarían a Nueva York a tomar la Casa Blanca”. Un mapa para Nicolasito por favor

Por su parte Diosdado Cabello, señaló en Twitter: “Ante las desquiciadas amenazas imperiales cada quien que asuma su trinchera, en lo personal la mía será junto al Pueblo defendiendo la Patria”.

Declaraciones más, declaraciones menos, el régimen mostró unión y juntó filas para ofrecer la misma respuesta a Estados Unidos.

¿Es mejor vivir en narcodictadura?

Sin ánimos de caer en disputa sobre la intervención militar, llama la atención la reacción reacia de la comunidad nacional (de varios sectores) e internacional sobre la amenaza de Trump.

No es el camino ideal, pero es una opción que se presenta en el horizonte si Estados Unidos mantiene la presión al régimen de Maduro. El mandatario y el legado de Chávez han sometido a Venezuela a un largo periodo de zozobra, pobreza, delincuencia y hambre.

AVN

Atornillados en el poder y decididos a no entregar el gobierno así pierdan con votos, Maduro ha tomado la vida de más de 100 venezolanos que se han enfrentado a los organismos opresores en las diferentes manifestaciones que se han llevado a cabo en el país (esto sin contar con los miles de ciudadanos que pierden la vida por el hampa común o falta de alimento).

Con un peso importante en el narcotráfico sudamericano, personajes como Diosdado Cabello, Tarek El Aissami y otros generales, necesitan mantenerse en la cúpula para seguir haciendo de las suyas. Estados Unidos lleva un largo tiempo tras la detención de funcionarios venezolanos, donde se encuentra El Aissami, Escarrá, Lucena, Reverol,etc, etc. La corrupción forma parte del círculo íntimo de los personajeros de un Gobierno que prefiere morir con las botas puestas y amarrados al trono, sin importar la debacle del ciudadano común.

El hambre azota los estómagos de los venezolanos

Juegan con las vidas de los venezolanos, amedrentan a quienes se les oponen y no les importa reconocer públicamente que no están dispuestos a entregar el poder.

Entonces, intervención militar vs narcodictadura militar… ¿Hacia dónde se inclina la balanza?