El terror de una familia argentina: GNB detuvo a su hijo

Univisión

Venezuela atraviesa un tiempo de crisis institucional, económica, política y social. El gobierno de Nicolás Maduro reprime las manifestaciones en su contra cada vez con más violencia. Hasta el momento, 162 personas murieron como consecuencia de la brutal represión de las fuerzas chavistas. Infobae

En ese marco, este domingo fue detenido el joven argentino Ángel Eduardo Meso Parra, que caminaba por una calle de la localidad de Valencia y fue capturado por las fuerzas militares. Chef, de 32 años y nacido en Comodoro Rivadavia, Parra se encuentra detenido en la prisión militar de Ramo Verde, donde estuvo alojado el líder opositor Leopoldo López.

Según relató su padre, Ángel Meso, al canal TN, el joven argentino participa de las protestas contra el Gobierno de Maduro “como lo hace el 90% de la gente en Venezuela”. El padre, que es de origen venezolano y actualmente vive en Perú, aseguró que su hijo estaba caminando por la calle en el momento en que fue apresado y que fue “arrastrado y detenido en una forma violenta”.

Los abogados de Meso, quién será juzgado por un tribunal militar, utilizarán en el juicio un video en el que se ve como las fuerzas militares capturan al joven argentino mientras caminaba por la calle. Esas imágenes serán utilizadas para defenderlo y evitar que continúe en prisión.

“Esta mañana hablé con la cancillería argentina, en la Embajada argentina en Venezuela, y me dijeron que le habían solicitado a la cancillería venezolana para hacer una visita consular a mi hijo. Quieren ver en qué estado estaba y ver si se habían respetado los derechos”, expresó el padre.

¿Paz? Con cárcel se penalizará lo que el Gobierno considere crimen de odio

Antes de ser detenido, Ángel Eduardo Mesa tenía planes de irse de Venezuela y volver a residir en Argentina, donde estuvo viviendo junto a sus padres durante su niñez. “Estaba juntando plata para poder viajar a la Argentina el año que viene”, aseguró su padre.

La madre del joven detenido reside en Venezuela y es la que está al tanto de la situación que atraviesa en la cárcel actualmente. “Estamos preocupados porque los únicos dos juicios que la madre presenció de otros dos muchachos, el Gobierno les sembró armas. Dijeron que les habían encontrado armas y no era verdad”, explicó Ángel Mesa.

“Que lo juzgue un tribunal militar es ilegal. No estaba haciendo nada. Lo tiene que juzgar un tribunal civil”, explicó el padre. Tanto él como su mujer están preocupados con el futuro de su hijo, quién afrontará un juicio en las próximas horas.