Bolipuertos será presidido por el militar Luis “guisos” Jiménez

Una nueva alerta se hizo este viernes, con la designación del teniente general del Ejército, Luis Augusto Jiménez, quien pasó a presidir Bolivariana de Puertos mejor conocida como (Bolipuertos).

Venezuela Al Día 

El nombramiento publicado y actualizado en la Gaceta Oficial N°41.196, no detalla el recorrido del teniente en sus anteriores y muy importantes cargos en la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), específicamente en Aluminio del Caroní S.A. (Alcasa), Ferrominera Orinoco, y en la Industria Venezolana de Aluminio (Venalum) siendo este el último cargo que obtuvo Jiménez para luego pasar a Bolipuertos.

Como punto importante, en la gaceta tampoco refleja que el teniente Jiménez arrastra un largo historial – y no precisamente de buenas acciones- , pues Augusto Jiménez ha tenido reiteradas denuncias sobre actos de corrupción que le habían generado – un dinerito extra- al billetal que ya se ganaba con los cargos.

” Villa La Estancia”

Sería la primera adquisición del teniente en el periodo que ingresó a Venalum, para el 2015 la humilde finca habría costado al menos 100 mil millones de dólares y quien desde luego habría adquirido semejante “regalito” con fondos ilícitos de Venalum para vivir como rey.

La mano peluda en el asunto sería además de Jiménez, su esposa Paulina Gil de Jiménez, y su cuñado José Gil Camacaro, quien fungió como asistente de presidencia en Venalum, y quienes desde luego habrían cometido chanchullos por doquier para poder vivir una vida “sabrosa”.

¿Cómo lo hizo?

Jímenez puso a José Gil Camacaro (cuñado),  a cobrar un 20% de comisiones a proveedores y clientes de aluminio. Además, contrató las empresas de su esposa Paulina Gil de Jiménez,  MALUGA INVERSIONES C.A, inscrita en Junio 2016 (misteriosamente) por sumas millonarias.

Direccionó todas las coimas al exterior para la empresa ORIJOCA S.A de propiedad de su cuñado José Gil Camacaro.

Además, no se descarta que la compra en 2016 de 10 camionetas F-250 Súper Duty,  con el supuesto argumento de estar destinadas a las áreas medulares de la empresa, también hayan generado ingresos (extras) , pues esta compra hecha al empresario y dueño de Rutaca Carlos Silva y tildado de proveedor, habrían costado en ese entonces 38mil dólares.

Aunque los trabajadores en ese entonces se quejaron porque en la planta no se necesitaban tales camionetas, argumentaron que si no había dinero como expresaban los directivos para enmendar los detalles de la empresa, pagar por materia prima o cancelar deudas a los trabajadores ¿ de donde sacaban para adquirir camionetas?

Mientras tanto, el muy humilde “chavista” sigue utilizando su “reconocible nombre” para darse paseitos en aviones privados identificados con empresas “venezolanas”, donde los lugares favoritos para su disfrute es la Isla de Margarita. ¡Para vivir viviendo!

 

SHARE