Detrás del incremento desatado del dólar paralelo: Expectativas

Venezuela atraviesa el más grande conflicto en su historia política desde hace 4 meses. Las protestas de calle más la desobediencia civil que ha iniciado la oposición venezolana contra el gobierno de Nicolás Maduro ha pintado un nuevo escenario en el país, en el que el tema
económico es el más afectado.

Daniela Martin/Venezuela al Día

El intenso incremento del dólar paralelo en las últimas semanas sorprendió a los venezolanos, quienes se habían percatado de una mínima estabilidad en los dos primeros meses de protestas. Sin embargo, la elección de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) que obtuvo el rechazo de la comunidad internacional, incluso antes de ser “electa” en unos comicios fraudulentos fue el gran detonante.

La tasa de cambio entre el domingo 30 de julio y el viernes de esa misma semana fue de 83%, mientras que la depreciación del bolívar se ubicó en 45,26%. El precio del dólar negro causó un impacto extremo, precisamente porque ya supera los 15 mil bolívares por dólar.

La elección de la Asamblea Nacional Constituyente trajo con sí, sanciones económicas para el país anunciadas por el gobierno de EEUU, que además añadió a su lista negra en el Departamento del Tesoro al mandatario venezolano, Nicolás Maduro, enviando así un mensaje poco alentador a los posibles inversionistas.

La incertidumbre y la inestabilidad son causa de una situación política que no parece encontrar el fin. Las expectativas negativas que tienen los venezolanos sobre lo que pueda ocurrir tras el pronunciamiento de la comunidad internacional contra el gobierno venezolano y el crecimiento de las protestas de calle, solo empujan a la búsqueda incansable de proteger su patrimonio.

La economista Sary Levy así lo confirma. La especialista en materia económica asegura que los venezolanos que cuenta con cantidades importantes de bolívares van a querer convertirlos en dólares. “Es este aumento de la demanda lo que presiona el tipo de cambio”, apunta.

A ello se le suma, el cambio que también aplican los contratistas de Pdvsa, quienes anteriormente recibían el pago en dólares y hoy en su mayoría lo reciben en moneda local, lo que los lleva al mercado negro para convertirlos en moneda confiable.

El crecimiento de la liquidez monetaria, que no corresponde con el crecimiento de la producción es otro factor que afecta la variación en la tasa de cambio paralela. El gobierno imprimió más billetes en julio para poder cubrir el alza salarial, lo que presionó tanto la inflación como el tipo de cambio en el mercado negro.

Sin soluciones

Mientras tanto, el gobierno venezolano no ataca el problema de raíz y solo amenaza con encarcelar a quienes basen los costos de sus productos en el precio de Dólar Today. Si una cadena de supermercados decide aumentar sus precios, será investigada. La medida del primer mandatario atenta contra las consecuencias, más no con las causa.

Los costos de los artículos que integran la canasta básica alimentaria, así como otros de segunda y tercera necesidad avanzan a medida de que la producción en Venezuela disminuye y resulta inevitable atender el llamado del Estado, que con cada día que pasa más se empeña por destruir la economía privada dejando desabastecida a la población.

La recomendación de los economistas para los venezolanos se basa en “endeudarse” en bolívares mientras sea posible y adquirir los alimentos necesarios. El dólar, seguirá disparado por los meses siguientes mientras no se genere el cambio político tan necesario para el nuevo rumbo del país.