Suspendidos 7 empleados de salud por por fraude y drogas en Florida

Suspendidos. Imagen referencial.

Varias condenas por estafa, posesión de drogas y una presunta agresión sexual condujeron a que el Departamento de Salud de la Florida le suspendiera a siete profesionales la licencia para trabajar en el sur de la Florida.

Las autoridades emitieron una orden de suspensión de emergencia contra la enfermera Ilfrenise Charlemagne, de 68 años y vecina de Miami, aunque fue despedida de su empleo hace dos años y nueve meses. Esa es justamente la condena de prisión federal que recibió Charlemagne por un cargo de estafa postal relacionada con el envío de facturas fraudulentas al Medicaid. Parte de la sentencia incluye la devolución de $122,770.

Clara Serguera. Foto El Nuevo Herald.

Según su declaración de culpabilidad, Charlemagne era directora del asilo Hilcrest Residential para ancianos y adultos con enfermedades mentales graves, en St. Petersburg, desde el 2008 hasta que las autoridades estatales cerraron el centro en el 2011. Como parte del acuerdo de culpabilidad con el estado en octubre del 2011, Charlemagne entregó la licencia para dirigir Hilcrest. También aceptó que ni ella ni ninguna entidad de su propiedad tendría ni solicitaría una licencia al estado en cinco años.

Delincuente se resiste al arresto y dispara contra enfermera en Florida

Además, para para ocultar que era propietaria de Pleasant Alternative, Charlemagne usó el nombre de Nancy Cagliuso para solicitar licencias estatales y dirigir una institución que le brindaba servicios al Medicaid. Charlemagne hizo que el Medicaid le enviara los pagos a una cuenta en Wells Fargo que controlaba.

Decir mentiras para obtener licencias y tener acceso a fondos del Medicaid se considera una estafa.

 El masajista y terapeuta licenciado David Egusquiza no podrá dar servicios de masaje sin un supervisor presente tras emitirse en su contra una orden de suspensión de emergencia. Egusquiza enfrenta cargos de agresión sexual por acusaciones hechas en marzo por una clienta de la clínica de Coral Gables Massage Envy, localizada en 256 Miracle Mile.

Según un documento estatal, Egusquiza masajeó los muslos de la mujer diciéndole que los tenía tensos y luego le introdujo un dedo en la vagina y le dijo: “También aquí hay tensión”. Después que la mujer le dijo que parara, Egusquiza la besó en la frente, le pidió disculpas y continuó con el masaje. Más tarde, según el documento judicial, le pidió a la mujer que mantuviera en secreto lo que había pasado.

Fernando Noboa. Foto El Nuevo Herald.

Pero la víctima denunció lo sucedido a Massage Envy y a la Policía de Coral Gables. Egusquiza, de 34 años, pagó una fianza de $7,500 y se declaró inocente.

Tras un arresto en el 2014 por posesión de drogas, a Shawn Lundstedt, rescatista de Deerfield Beach, le suspendieron la licencia mientras asistía a programa de tratamiento por su adicción a las drogas. Lundstedt recuperó la licencia en diciembre del 2015 según un acuerdo de que estaría bajo supervisión y atención de un especialista en adicción de drogas.

Las autoridades emitieron una orden de suspensión de emergencia contra el técnico de farmacia Fernando Noboa, de 35 años y vecino de Sunrise, después que se declaró nolo contendere de posesión de marihuana en el Condado St. Lucie.

Hallan cuerpo de joven de 19 años enterrado detrás de una casa en Miami

En otro caso, Clara Serguera, de 44 años y vecina de Hialeah, entregó voluntariamente su licencia de masajista al tiempo que las autoridades floridanas se la suspendían. Serguera fue condenada a tres años de probatoria,, hasta el 13 de diciembre del 2019, tras aceptar su culpabilidad por un cargo de reclamación fraudulenta de seguros y otro cargo de actividad delictiva organizada con el fin de estafar.

Otra historia de corrupción es la de William T. Walker, de 65 años y farmaceuta del sur de Miami-Dade.

Walker aceptó un acuerdo de culpabilidad y se declaró nolo contendere a dos cargos de obtener una sustancia controlada de forma fraudulenta. Como parte del acuerdo, la fiscalía retiró la acusación de confabulación para delinquir y narcotráfico que pesaban sobre él, y el tribunal lo sentenció a tres años de probatoria. El Departamento de Salud le retiró la licencia que tenía desde hace 25 años. Las autoridades emitieron una orden de suspensión de emergencia contra la técnica en farmacia Adrianna Williams, pero no porque su licencia tuviera información falsa.

La dirección postal que tenía el estado de Williams, que obtuvo su licencia en el 2014, es el 26069 S. Dixie Highway, en Homestead. Desde al menos abril del 2013, esa ha sido también la dirección de Sanuces Self Defense Inc., que alegaba ofrecer servicios de cuidado escolar después de clases y aprendizaje de karate. El agente que aparece registrado en la dirección de Sanuces Self Defense es Edward Tucker.

William Walker. Foto El Nuevo Herald.

Según documentos judiciales, cuando Williams trabajó en la compañía SMP Pharmacy Solutions, falsificó una receta médica a su nombre hecha por el Dr. Mauricio Herrera para obtener 60 tabletas de Tramadol. Posteriormente transfirió la receta a una farmacia Walmart Neighborhood en Homestead, y luego la borró del sistema. Walmart entregó la receta el 5 de diciembre.

El Dr. Herrera negó haber emitido la receta que Williams falsificó a su nombre, ni tampoco otra, igualmente de Tramadol, que Williams envió a Walmart el 13 de diciembre y que la farmacia le entregó también.

Williams admitió haber hecho las recetas falsas.

Fuente El Nuevo Herald