Farmacéutica francesa rechaza ofrecer ‘precio justo’ vacuna contra el Zika

Vacuna Zika. Imagen referencial.

Una compañía farmacéutica francesa que creó una vacuna contra el virus del Zika que se financió con millones de dólares en subvenciones de investigación provenientes de los contribuyentes norteamericanos rechazó una solicitud que le hizo el Ejército estadounidense para que le ofreciera un precio asequible a la vacuna cuando estuviera lista para la venta.

Hasta el momento, Sanofi Pasteur ha recibido $43 millones en subvenciones de investigación del Departamento de Salud y Servicios Humanos, y el Ejército busca darle a la firma un contrato exclusivo para conservar la licencia y vender una vacuna que se basa en una tecnología que se descubrió gracias al dinero de los contribuyentes.

Mosquitos. Foto de archivo.

Científicos del Instituto de Investigación Walter Reed del Ejército, que forma parte del Departamento de Defensa, comenzaron en noviembre las pruebas clínicas tras asociarse con Sanofi Pasteur.

Suspendidos 7 empleados de salud por por fraude y drogas en Florida

Sin embargo, la intención del Ejército de otorgarle a Sanofi un contrato exclusivo ha irritado a algunos legisladores, entre ellos Bernie Sanders, ex candidato presidencial y senador de Vermont, quien argumenta que la compañía farmacéutica podría cobrar el precio que quiera por la vacuna.

Sin embargo, estas no son las únicas pruebas clínicas que se realizan. Como Miami el primer lugar en Estados Unidos continental donde se confirmó una epidemia de Zika propagada por mosquitos el verano pasado, es también una de las tres ciudades donde funcionarios federales de salud anunciaron sus planes de una segunda fase de exámenes clínicos con los que se probaría una vacuna experimental diferente para combatir el virus.

Mosquito. Foto de archivo
 La vacuna fue elaborada por científicos del gobierno federal con la colaboración del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas, que pertenece a los Institutos Nacionales de Salud (NIH). En las pruebas se inscribirán por lo menos 2,490 participantes en zonas donde se ha confirmado la propagación potencialmente activa del Zika por los mosquitos. Entre estas zonas están Miami, Houston, Puerto Rico, Brasil, Perú, Costa Rica, Panamá y México.

En el sur de la Florida, las pruebas clínicas se realizarán en la Facultad Miller de Medicina de la Universidad de Miami (UM), bajo la dirección de la doctora Margaret Fischl, experta en enfermedades infecciosas, quien se encargará de revisar la información que se recopilen.

El NIH estima que el estudio se terminará alrededor del 2019. Para más información sobre las pruebas clínicas en Miami, pueden llamar al 305-243-3838.

Fuente El Nuevo Herald