Crujen las finanzas de Venezuela: Su petróleo ya no es competitivo

Archivo / Referencial

El economista Alexander Guerrero advierte que Venezuela ya no es competitiva con el petróleo, y por esa razón sugiere reformar  las leyes pertinentes y abrir a la empresa estatal  Pdvsa al capital privado. VAD

EEUU estudia sancionar a Pdvsa con posible suspensión de importaciones

Consciente de que su propuesta genera revuelo, el economista Alexander Guerrero, asegura que después de varias décadas, “Venezuela ya no es un país competitivo con su petróleo” y por tanto, es el momento de “abrirse al capital privado”.

El especialista dice que la “era post-petrolera nos llegó anticipadamente por problemas que son únicamente nuestros, que ya desarrollaré más adelante. Lo que ocurre a nivel internacional es que Estados Unidos pasó, en espacio de 4 a 5 años, de país importador a prácticamente un exportador neto de petróleo de lutitas o esquisto. Eso ha hecho que el precio del crudo haya descendido”.

Archivo/Referencial

Incluso, apunta, “desapareció el diferencial entre una producción convencional y una no convencional, caso de los extrapesados o, caso de las lutitas, que pese a los costos, se han hecho competitivos. Ya esos costos han caído a niveles inferiores que a los costos venezolanos; nosotros somos el único país donde los costos han crecido y la producción ha bajado”.

En el ámbito local, explica Guerrero, el Gobierno decidió “romper con los convenios operativos y suscribió otros con Rusia, China, Petrocaribe, para cambiarlos por bienes que no se producían aquí. Venezuela se convirtió en uno de los productores más grandes del mundo que cambia directamente barriles por especies”.

Cortesía Carlos Ramírez

Esta estrategia devino en que “la venta de petróleo que ingresaba se fuese al gobierno y Petróleos de Venezuela (Pdvsa) se fue descapitalizando y se dejó de invertir en la industria”, comenta Alexander (Phd en Economía).

El efectivo de la renta se gastó en el engrandecimiento del Estado y hoy ese Estado, como un enfermo obeso mórbido no puede pagarlo, ni el ingreso fiscal, ni los impuestos que remunera el venezolano”.

En su opinión “el colapso de la industria petrolera es consecuencia de esas grandes deseconomías” (concepto antagónico al de economía de escala, en donde los costos bajan a medida que se produce más), “causadas por la política y el nacionalismo del petróleo venezolano”.

Durante la bonanza petrolera reciente, refiere el analista, “los líderes de la industria pensaron que un petróleo a 100 dólares iba a poder sostenerla, y se equivocaron porque los costos de producción empezaron a subir aceleradamente ya que el Estado, el gasto público del gobierno y la política, decidieron gastar la caja de Pdvsa mientras esos precios lo permitían, pero la caída de la producción y de precios del crudo en octubre 2014, terminaron de poner en camino de quiebra, a la industria como un todo. Las ventas de petróleo no dejaban efectivo en mano, ni en caja; por cada barril de petróleo que se colocaba, la mitad no se pagaba y venía en especies”.

Archivo / Referencial

Poca ayuda

El acuerdo alcanzado este mayo en Viena, entre la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y productores no OPEP, por prolongar hasta marzo de 2018 un recorte de la producción de crudo con miras a repuntar precios y equilibrar el mercado, “no va a ayudar a Venezuela”, sostiene Guerrero.

“Por el lado nuestro, el costo de producir es muy alto y a ello hay que agregar que la producción viene cayendo desde hace unos 8 años, pero por el lado del mercado mundial, el acuerdo OPEP-Rusia no ha podido mover el precio del petróleo en niveles tales, que pudieran impactar al alza a la canasta venezolana encarecida también por los costos generados por la descapitalización y desinversión de la industria petrolera”.

“Esto más bien”, adiciona, “ha obligado a Pdvsa a comprar petróleo ligero a precio de mercado WTI para mezclarlo con el extrapesado que se produce aquí y venderlo a Citgo para su refinación por un precio por debajo del precio WTI, absurdos económicos de la industria petrolera venezolana que la ha puesto de rodillas tanto económica como tecnológicamente, como causante de su actual colapso financiero”.

Archivo/ Referencial

Subasta y privatización

¿Qué hacer?. “Pdvsa necesita capital humano y no lo tiene (78% de su personal no es calificado), no tiene una economía ordenada. Habría que modificar las normas internas, abrir la industria petrolera de nuevo a los capitales; tendrá que subastarse”, dice el economista, “a la gente le sorprende esta propuesta, pero estamos descapitalizados y la mitad del parque refinador parado”.

Considera en consecuencia, que se debe hacer “una gran corrección política en la Constitución Nacional y en las leyes petroleras que permitan el ingreso del capital privado”.

Seguramente, anticipa el analista, “nos vamos a encontrar con un muro por el enorme riesgo país. Venezuela lo que ha hecho es que se pierda el capital reputacional y el nacionalismo petrolero local es hoy el mayor muro de resistencia. Arabia Saudita, Irak, Emiratos y los países emergentes que producen petróleo no convencional de lutitas con costos de producción similares a los nuestros, pueden constituirse en restricciones y sobre las cuales no tenemos dominio”.

Cortesía El Cooperante

Mientras tanto, “no hay dólares para la actividad petrolera ni para la economía, de ahí la escasez de productos básicos y las largas colas para adquirir los que se consiguen”.

Cuando Nicolás Maduro inició su período, relata, “el dólar estaba en 4,30 y hoy está en 2.150 bolívares; el gobierno debe achicarse y reducir el gasto fiscal, privatizar todas las empresas que tiene y muchas de ellas en quiebra para así generar flujo de caja que le permita atender algunas obligaciones de gasto fiscal para la producción de servicios bajo su poder, pero también habrá que pensar en privatizar servicios públicos, el país no está en condiciones en los próximos ocho a diez años –como mínimo– para generar ingresos fiscales para poder enfrentar ese gasto”.

De acuerdo a sus análisis, “hay un costo financiero que fluctúa entre 37 mil millones a 40 mil millones de dólares, el peso de los pasivos no financieros alcanza los 60 mil millones de dólares, genera una caja que no tiene y no podrá fiscalmente generar. Además, no podemos capitalizar nuestras deudas y hay que pagarle a los socios. Pdvsa tendrá que vender su capital a inversionistas privados nacionales y foráneos”.

Archivo/Referencial

Cree Guerrero que “llegamos a ese punto de no retorno, el rentismo ha terminado y esta no es una buena noticia para la política que tiene 80 años viviendo de la renta del petróleo. ¡Ya no hay renta!”.

Sin claridad de los problemas

Al consultarle si el Gobierno y la oposición tienen claridad de la realidad de la situación actual de la industria petrolera y sus desafíos, señala que no.

“No tienen claro el problema”, reitera. “La industria petrolera y la economía tienen que abrirse a los capitales y mostrarse sin complejos nacionalistas, sincerarnos a nosotros mismos, estamos en la coyuntura de la era post-petrolera, el crudo no va a ser más nuestro bien más importante”.

WSJ: Del Pino abandona cargo en Pdvsa para participar en la Constituyente

Esto puede verse como algo positivo, sostiene. “Son las manos y el talento de los venezolanos los que van a crear riqueza. Mientras más demore la concientización del problema y la acción, será más difícil. Esta circunstancia nos ha llevado al empobrecimiento que no habíamos visto antes pero también esto nos va a obligar a hacerlo bien. ¿habremos aprendido la lección?

Con información de El Universal