Trabajadores de PDVSA aprovecharon visita del ministro para gritarle sus verdades

Un grupo de trabajadores de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) aprovechó la visita del ministro de Petróleo, Eulogio del Pino, para reclamarle todas las penurias por las que están pasando, así estos se sientan “orgullosos de ser chavistas” como exclamó uno de los presentes.

Alessandro Coappola / Venezuela Al Día

Un grupo de trabajadores de la clase obrera de Guatire, en el estado Miranda, caminó con el ministro Del Pino, por uno de los patios de Pdvsa, y aunque este pensaba que lo que iba a recibir era buenas noticias y elogios por las políticas que lleva a cabo el presidente Nicolás Maduro, quien se encuentra “luchando” en el mundo para que el precio del barril de crudo sea el justo, los obreros más bien criticaron, denunciaron y expresaron todas las penurias que pasan.

Otro de los que se quejó reclamó que dentro de la estatal haya tanta burocracia para poder trasladar materiales de un lado a otro.

“Qué clase de administración hay aquí, tenemos que desarmar una gandola vieja a volcada para reparar optar. Mientras el servillete tiene más de 90 censores tirados en el monte; esta es la empresa del Chávez y el comandante nos dejó esto a nosotros”, expresó.

Otro aprovechó para decir que no eran tomados ni para la venta de los alimentos Clap, y menos para recibir una casa de la misión Vivienda Venezuela.

“No nos toman en cuenta para CLAP, para mi Casa Bien Equipada, me siento orgulloso de ser chavista; déjeme decirle que la revolución ha hecho cosas tan bonitas que nunca me imaginé hablar con un ministro tan cerquita y decirle la necesidad que tenemos, estamos grave. El presidente de la República, el camarada Nicolás dijo que inauguró la casa 1.500.000 y cuente usted cuantos tienen vivienda, u opta por un carrito”.

Leer más sobre: PDVSA en quiebra, gobierno pierde millones por venta de combustible

Para hacerle el trabajo más sencillo al ministro, los que estaban reclamando pro sus penurias le propusieron que las camionetas que se están perdiendo en los ministerios que se las “vendan” para recuperarlas y así poderlas trabajar.