Delincuencia sin límites: Cara del hampa en Internet

La fuerza y el dominio del hampa venezolana se puede precisar por la cantidad del armamento del que dispongan y es que estos delincuentes en muchas oportunidades pueden tener mejor armamento que los mismísimos funcionarios de la policía, puesto que tienen bajo su poder, granadas, glock, metralletas y cualquier arma de fuego que uno desconozca pero que exista y sea (prácticamente usado en la guerra).

Gracias a las redes sociales el praneo y la delincuencia que opera en el país deja en evidencia cómo y cuánto es el “capital” -por decirlo de alguna manera- de las armas que tienen bajo su dominio. Aunque las condiciones que muestran son en muchas oportunidades de precariedad, igual la cantidad de dinero con la que puedan fotografiarse o el tipo de armamento que tengan en ese momento, sin duda aminora el sitio en el que se encuentran y centra la atención en los que lleven encima.

Una lluvia de perfiles

De acuerdo con una publuicación de El Cooperante, aquí no concentraremos solo en Facebook, donde son varias las cuentas.  Muchos tienen alias, apodos, y mostrando sin miedo sus rostros. Menor JC Parra, joven, se calcula unos 25 años, dice haber estudiado en el Colegio Jesús Maestro de Fe y Alegría en Petare, municipio Sucre. Según, trabaja en el Ejército Nacional de Venezuela, aunque en ninguna de las imágenes aparece uniformado.

Las armas expuestas por Jerry Joan Sandiego

“Pa’ lo que sea bruja o envidioso se le vuela el rostro, así arranca que la luz está verde”, es uno de sus intimidantes mensajes. El criminal además hace pública su entorno familiar, su hija, pareja, padre, etc. También su devoción por la denominada corte malandra. Pese a esta descripción, no está confirmado que sea un antisocial, aunque apología al delito sí hace.

– Los “trenes”:  Tren de Aragua (Bella vista) y hampa activo Tren de Yari, éstos sin dar mayor detalle, colocan fotografías de sus armas. También está el “Tren de Oriente”, “Tren de Guerrero”, etc.

– Edgar Jesús PHs Hidalgo: sin tapujos indica que vive del secuestro express en Valencia, estado Carabobo.  Su foto de presentación, vestido de negro, con una gorra roja y un arma de alta cilindrada.

– Jerry Joan Sandiego: coloca fotografías de pistolas y de otros delincuentes. Además de coordinar citas con las mujeres que le manifiestan su atracción. Dice ser de Yaritagua y estudió en “el malandreo”.

– Juan Reyes: afirma pertenecer al “Tren de Aragua” y es especialista en secuestro express.

Los reos también divulgan información por las redes. Tal es el caso conocidísimo de Wilmer Brizuela, alias “Wilmito”, pran de la cárcel de Vista Hermosa y quien utiliza su cuenta en Facebook para dar promoción a su orquesta de salsa, los espacios del recinto carcelario y más.

En uno de los tantos perfiles que se indagaron se llegó al de un joven que está detenido, Sandyno Ferrer. Al recluso, que indica vivir en Cumaná, le llueven los mensajes diciéndole que pronto estará en libertad. Sus imágenes, el día a día en la cárcel, durmiendo en el piso y portando armas de fuego. Se presumiera que el sujeto es menor de edad, pero en las imágenes se observa que hay reos de todas las edades.

El culto a la corte malandra

El hampa pide protección a la “corte malandra”, a quien le guarda poderosa fe. Se trata de un grupo de espíritus que, de acuerdo a los santeros, buscan protección de morir en enfrentamientos con policías u otros bandas,  sobrevivir en cárceles, etc.

La corte está compuesta por Ismael, malandro  del barrio Lídice de Caracas, robaba bancos para repartir el botín entre los vecinos más necesitados;  Isabelita, violada a los 12 años y juró vengarse de todos los hombres por una infidelidad de su esposo;   Tomasito, lo mataron robando un banco;  Jhonny, fue asesinado supuestamente  por no cumplirle a unos jíbaros.

Muchos de los criminales anteriormente mencionados, expresan su devoción por estos “santos”.

Criminales pervertidos

El delincuente venezolano, además de ser un ciudadano muy joven, es una persona que no posee educación académica y que desde su infancia se desenvuelve en el ámbito criminal, ambos factores que influyen directamente con su desarrollo, empujándolos así a formarse como individuos aptos para ejercer violencia y unirse a las bandas criminales. De acuerdo con el abogado criminalista, Fermín Mármol García, el nuevo perfil del delincuente venezolano, el cual se ha desarrollado en el siglo XXI, cumple con características muy específicas, entre las cuales destacan la edad, el género, modo de ataque y la violencia con que se ejecuta cada acto delictivo, siendo esta última junto con la perversión, las más prominentes en el perfil psicológico del mismo.

Le puede interesar:  ¡Hecho en revolución! El nuevo perfil del criminal venezolano, un adicto a la perversión

“El ‘coco seco’ es ese muchacho que nació de un embarazo precoz. Aquel que fue maltratado por el padrastro de turno y que tuvo que saltarse la educación para buscar su lugar en la calle. Es ese el que desarrolla el rasgo perverso, porque nunca conoció el amor”, aseguró Mármol García.3

Fuente El Cooperante.