Currículum de ministra de Salud está plagado de fracasos

Antonieta Caporale fue nombrada ministra de Salud de Venezuela. La mujer es la séptima ministra del área en la gestión de Nicolás Maduro (solo 4 años). Llegó para sustituir a Luisana Melo, quien realizó un trabajo cuestionable en los pocos meses que se logró mantener en el cargo. VAD

El sistema de salud pública en Venezuela se encuentra colapsado, a pesar de la retahíla de mentiras que Luisana Melo expuso a instancias de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). La verdad es que en los hospitales desaparecen los medicamentos e insumos, hay presencia de grupos irregulares armados y los servicios están cerrados la mayor parte del tiempo.

El gobierno nacional ha manifestado en repetidas ocasiones su intención de optimizar el sistema de salud, lo cual es contradictoria cuando en otros momentos profesan que es el mejor del mundo. Sin embargo, las representantes frente al ministerio encargado, no han dado la talla. Para muestra, Eugenia Sader cuya gestión se encuentra actualmente bajo investigación.

Denuncia intento de asesinato al Secretario de Fetrasalud

Antonieta Caporale ha estado al frente de varios hospitales públicos en la ciudad de Caracas. Sus períodos estuvieron empañados por los fracasos tanto en logros médicos, como en la relación laboral de sus trabajadores.

Durante su período como directora de la Maternidad Concepción Palacios, en Caracas sucedieron varias situaciones irregulares. De por sí, el recinto es conocido por ser un área conflictiva. Sin embargo, en el año 2010 tres enfermeras del centro de salud fueron apresadas por la Policía Municipal al iniciar una protesta en la que exigían la destitución de Caporale. Aunque finalmente fueron liberadas sin cargos, los tribunales corruptos del país les prohibieron declarar a la prensa, así como participar en nuevas protestas. Las protestas continuaron hasta llegar en 2013 a un cierre técnico, pero lejos de quitarle el puesto a la entonces directora, fue premiada en el año 2015 con su nombramiento como Directora del Hospital Clínico Universitario, ubicado en la Universidad Central de Venezuela. Cabe destacar que el mismo es uno de los más prestigiosos centros de medicina y educación en el país.

En Hospital Universitario hallan fármacos vencidos

La “maravillosa” gestión de Antonieta Caporale ha logrado arrinconar al Clínico Universitario hasta un cierre técnico. Trabajadores del recinto asistencial afirman que el único talento de la nueva ministra de salud, es su lealtad confesa al proyecto de Hugo Chávez. Motivo más que suficiente para obtener un cargo de poder dentro del gabinete de gobierno “revolucionario”.

Como una muestra de la corrupción dentro del Gobierno Nacional, está que la persona que quedó encargada de la Maternidad Concepción Palacios, tras la salida de Caporale, fue Alí Barrios, su esposo. Todo queda en familia, tal como ocurre con el caso de la “Primera Combatiente”.

Caporale recibió el Hospital Clínico Universitario con 10 quirófanos, de los cuales ahora sólo quedan dos. Los rayos X tampoco los realizan en el recinto de salud y los exámenes de sangre mucho menos, ya que el laboratorio no se encuentra operativo. Por otra parte, las disputas entre los trabajadores han ido en franco aumento. Como si se tratara de una película repetida, el 21 de agosto del 2016 médicos, enfermeras, camilleros y personal administrativo se pusieron de acuerdo para protestar y exigir la destitución de Caporale. Los trabajadores informaron que los mantenían amenazados y eso se comprobó el 23 de agosto, cuando Pablo Zambrano, secretario de la Federación de Trabajadores de la Salud, fue golpeado al salir de una reunión con la mujer en cuestión. Dos días después de esa agresión, se realizó una protesta y grupos violentos irrumpieron al lugar en donde hirieron a uno de los trabajadores con arma blanca y a otro le dispararon con un arma de fuego. Los trabajadores identificaron al agresor como “El Tico” e indicaron que pertenece al mismo grupo que mantiene amenazados a los empleados que quieren protestar.

¿Qué puede esperar Venezuela de una ministra de Salud con semejante prontuario? La malaria está de vuelta, la mortalidad materna e infantil ha crecido a cifras alarmantes, no hay medicinas en las farmacias ni en los hospitales y la esperanza de vida se ha deteriorado a niveles nunca vistos.

Comentarios