TSJ ratifica incompetencia de la AN para destituir a Nicolás Maduro

La Asamblea Nacional de Venezuela (AN) determinó el lunes el abandono de cargo contra el presidente Nicolás Maduro. Las razones, aunque confusas fueron expuestas y con una mayoría simple, votaron a favor de la medida. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ratificó una sentencia anterior en donde se confirma que el Parlamento no tiene facultad para destituir al Presidente de la República. VAD

De acuerdo con la sentencia N° 948 de la Sala Constitucional, dictada en noviembre de 2016, la Asamblea Nacional no tiene facultad para destituir al presidente Nicolás Maduro. La medida fue reiterada el lunes por el organismo judicial, tras haber sido manifestada la intención de votar a favor del abandono de cargo, como en efecto se hizo.

“Con el firme propósito de mantener la paz, el orden constitucional y la estabilidad democrática de la Nación, invoca  al cumplimiento del artículo 336 constitucional y a su jurisprudencia, en el cual se ordenó a las diputadas y diputados de la Asamblea Nacional abstenerse de continuar el procedimiento de declaratoria de responsabilidad política”contra el Presidente de la República y, en definitiva, de dictar cualquier tipo de acto que se encuentre al margen de sus atribuciones constitucionales”, declaró el TSJ.

Cabello: “La Asamblea Nacional no fue designada para sustituir al presidente”

La sentencia además, prohibe a los parlamentarios la convocatoria y realización de actos que alteren el orden público, la instigación contra las autoridades y los demás Poderes Públicos. Además la advertencia de no actuar al margen de la Constitución. La sentencia fue fuertemente criticada cuando surgió, en especial porque el ente judicial se ha dedicado a sentenciar en base a “interpretaciones” de la Carta Magna.

Asamblea Nacional emite acuerdo de abandono de cargo de Maduro

El Poder Judicial invitó a los venezolanos a retomar la vía del diálogo entre el Gobierno Nacional y la oposición del país. Afirmó que el mecanismo es la herramienta fundamental para obtener encuentros dentro de las diferencias políticas, así como para cumplir lo que dicta la Constitución.