Se casó con ermitaño 25 años mayor, muere y terminó sin herencia

Sandrine Devillard, una mujer parisina que se casó con un anciano ermitaño 25 años mayor que ella, ha sido muy criticada en Francia ya que muchos pensaban que contrajo matrimonio solo por interés monetario. VAD

El hombre cuyo nombre era con Marcel Amphoux, le faltaban varios dientes y vivía en una cabaña en la montaña sin luz, por su fortuna.

¡Para amantes del frío! Conoce esta ciudad de hielo en China

Durante el año que duro la relación, el hombre siguió viviendo en la montaña, mientras que ella vivía en París y se encargaba de dirigir los cuatro negocios de su pareja.

Cuando el hombre murió, la vida de Sandrine dio un giro inesperado. La mujer fue a reclamar el dinero que le correspondía de la herencia, pero para sorpresa de ella, Marcel dejó toda su fortuna a su prima y varias cabañas valoradas en miles de euros a vecinos del pueblo, según informa ‘The Telegraph’.