Técnicas para combatir la celulitis

Imagen cortesía de FreeDigitalPhotos.net

Imagen cortesía de FreeDigitalPhotos.net
Imagen cortesía de FreeDigitalPhotos.net

La celulitis es la pesadilla de toda mujer. Esta grasa se sitúa justo bajo la piel o bien forma pequeños bultos, responsables de una desagradable piel de naranja. A menudo se instala en los muslos y las nalgas, pero también puede aparecer en el vientre, los brazos… Se resiste a los regímenes y nos afecta a todas, tanto delgadas como rellenitas, lo que explica el interés de los investigadores por hallar soluciones. A continuación se muestra un estudio.

Los tratamientos mecánicos

La endermología, o Cellu M6, es un palper-rouler realizado por una máquina. Consiste en hacer un pliegue en la piel y aplicarle un movimiento particular con el fin de reactivar los cambios celulares, acelerar la eliminación de residuos y volver a poner la grasa en circulación.

La presoterapia es un drenaje linfático realizado por una máquina específica de aire pulsado que hincha progresivamente de abajo a arriba un par de botas que cubren los miembros inferiores, desde los pies hasta los muslos. Su objetivo es activar la circulación de retorno venoso y linfático.

Los tratamientos médicos y quirúrgicos

La mesoterapia consiste en inyectar de forma subcutánea productos que actúan sobre la celulitis. Se recomienda en caso de problemas circulatorios y de celulitis difusa.

Realizada con anestesia, la liposucción consiste en aspirar el exceso de grasa subcutánea. Sólo consigue resultados en ciertos tipos de celulitis y difícilmente elimina la piel de naranja.

La electroterapia y la ultrasonolipolisis

Los métodos que actualmente están en auge utilizan corrientes eléctricas, ultrasonidos o infrarrojos, aplicados gracias a electrodos colocados en las zonas a tratar o a aparatos aplicados sobre la piel.

Se considera que ambos tratamientos tiene tres efectos principales: aumentan la temperatura de los tejidos determinados, incrementan la permeabilidad celular de los adipositos y desfibrila los tejidos de división presentes en el hipodermo.

Las cremas

Cada vez con mejores resultados, las cremas asocian activos drenantes para luchar contra la retención de líquidos y eliminar la saturación de los tejidos, los quemadores de grasa (cafeína) y los que alisan la piel. Su acción es triple: limitan la hinchazón, reducen la cantidad y el volumen de los adipositos y mejoran el aspecto cutáneo.

o un masaje, alternando movimientos de drenaje y de palper-rouler, siempre de abajo hacia arriba.

La hidroterapia

Se practica en talasoterapia, en SPAS o en centros termales:

El aqua drenaje linfático es un ejercicio específico que se realiza en el agua. Su objetivo es reforzar los músculos posturales cuya acción sobre el retorno venoso es 4 veces superior a la de los músculos superficiales.

Los hidromasajes y las duchas a presión están diseñadas para estimular los retornos venosos y linfáticos, siguiendo los trayectos musculares.

Los chorros submarinos permiten asegurar un drenaje más potente que un drenaje linfático manual, gracias a la potencia de acción del agua sobre el cuerpo.

Los complementos alimenticios

Están disponibles en forma de comprimidos, cápsulas o incluso tisanas. Algunos activos están indicados en el tratamiento de la celulitis:

– los drenantes, destinados a expulsar los residuos y a eliminar la saturación de los tejidos: hierba mate, archicoria, ortosifón, castaña de Indias, viña roja, rabo de cerezas, ulmaria…

– los quemadores, destinados a activar la combustión y la evacuación de las grasas: CLA (Ácido Linoleico Conjugado), té virgen, café verde…

– La alimentación. Contra la celulitis, evidentemente hay que evitar el sobrepeso, pero también los regímenes repetitivos, que generan la acumulación de las grasas. También hay que limitar la comida precocinada, los quesos y la charcutería, la sal, las grasas cocidas, las frituras, los azúcares lentos refinados (pan blanco, etc.) y los alimentos que contienen caseína (yogur, queso blanco, etc.). Se recomienda la carne magra, el pescado azul, las frutas y legumbres frescas y secas, y el arroz integral.

– El deporte. Los estudios confirman que practicar una actividad muscular ayuda a combatir la piel de naranja, reforzando los músculos internos y superficiales y mejorando la circulación sanguínea.

Compartir