Polémica en Argentina por proyecto de ley para votar desde los 16 años

Presidenta Cristina Fernández. / Foto Cortesía: MEHDI TAAMALLAH / AFP

Legisladores oficialistas impulsan un proyecto para bajar de 18 a 16 años la edad para poder votar en Argentina, mientras la oposición sospecha que ello apunta a un intento de reelección de la presidenta Cristina Kirchner, quien cosecha muchos seguidores en esa franja.

“El objetivo es muy simple, ya que en todos los ámbitos hay más que sobradas razones de que se madura un poquito más rápido de lo que se maduraba 70, 80 años atrás”, dijo Aníbal Fernández, senador del gobernante peronismo al defender su proyecto en declaraciones a la radio La Red.

Según Fernández, exjefe de gabinete del gobierno de Kirchner, “se midió (en encuestas) que entre el 40 y 50% de los jóvenes (de 16 a 18 años) dice que quiere participar en elecciones”.

Su iniciativa y otras de sus colegas del bloque oficialista, mayoría en el Congreso, impulsan que el voto entre los 16 y 18 años sea opcional, mientras que seguirá siendo obligatorio a partir de esa edad.

En caso de aprobarse el proyecto se sumarán al padrón electoral casi 1,4 millones de jóvenes, sobre un universo actual de 25,2 millones de electores de entre 18 y 70 años, según datos del Censo 2010.

Además del voto juvenil, otros legisladores oficialistas propugnan que también puedan votar los extranjeros con dos años de residencia permanente en el país, unos 500.000, a quienes se los considera como otro sector favorable al gobierno.

Diputados de la oposición señalan que la iniciativa pretende engrosar el caudal electoral del gobernante peronismo en las elecciones legislativas de medio término, en 2013, para sumar el número necesario de legisladores y tratar una reforma constitucional que habilite un nuevo período de gobierno a Kirchner.

La reforma de la Constitución de 1994 redujo de seis a cuatro años el período persidencial con opción a una sola reelección por el mismo lapso, que Kirchner logró en 2011 con el 54,11% de los votos.

“Sin dudas hay una especulación política en este intento. Interesarse por los jóvenes es tratar, por ejemplo, de que terminen el secundario, cuando tenemos un 50% que no lo hace”, dijo el diputado opositor Gustavo Ferrari.

En similar sintonía, su colega Patricia Bullrich sostuvo que “en las personas hay una edad madurativa para la toma de decisiones importantes, por eso se fijó la mayoría de edad a los 18 años”.

Al desestimar que su idea apunte a la reelección de Kirchner, Fernández aseguró que “al que le está yendo bien hoy, puede no irle bien mañana”.

Los principales consultores consideran que el gobierno cosecha un alto índice de preferencias entre los más jóvenes.

“En las últimas elecciones (octubre pasado), Cristina (Kirchner) sacó más del 60% (de los votos) entre los más jóvenes, por encima del promedio (54,11%)”, recordó el analista Roberto Bacman, del Centro de la Opinión Pública (CEOP).

El proyecto destaca que en Brasil, entre otros países, los jóvenes tienen permitido votar a partir de los 16 años.

La iniciativa se difundió cuando también se desarolla una polémica por la militancia juvenil en las escuelas de enseñanza media que lleva adelante la influyente agrupación progubernamental La Cámpora, cuyo principal referente es Máximo Kirchner, hijo de la mandataria.

La militancia juvenil surgió fuerte durante los masivos funerales en 2010 del expresidente Néstor Kirchner (2003-2007), esposo y antecesor de la mandataria.

AFP.