Chávez en Cumanacoa: Me comprometo a construir viviendas y reponer enseres a los afectados

Presidente Hugo Chávez, inspeccionó los daños dejados por el coletazo de la tormenta Isaac por Cumanacoa, estado Sucre / Foto transmisión VTV

El Primer Mandatario Nacional aún se encuentra en Cumanacoa, estado Sucre, a fin de inspeccionar los afectaciones en la zona por el desbordamiento del río Manzanares.

Junto al ministro Tareck El Aissami, Chávez se comprometió con los afectados para llevar las soluciones en materia de viviendas, reposición de enseres, construcción de un acueducto para Cumanacoa, puntos importantes para atender la emergencia.

Para ello, ordenó al vicepresidente y ministro de Agricultura y Tierra, Elías Jaua, la aprobación y firma de un fondo por Bs. 2o millones.

Con el fondo se recuperarán tres puntos importantes:

– Un nuevo acueducto para Cumanacoa. Pidió la visita urgente de los ministros de Transporte, Vivienda, Ambiente a fin de estudiar los terrenos, inspeccionar la vialidad, elaborar nuevos muros de contención, cauce y dragados de los ríos, entre otros.

– Un fondo para aquellos agricultores y comerciantes que perdieron sus negocios, comercios, para restituir lo perdido.

– Reposición de enseres con el programa “Mi casa bien equipada” de manera gratuita.

Chávez también adelantó a los presentes que en las próximas horas llegarán varios aviones Hércules con ayuda: agua potable y medicamentos en primera instancia. “Tenemos que actuar con mayor rapidez y eficiencia para el traslado de personas, alimentos, agua potable”, dijo.

Expresó que se lleva “una idea general del impacto ocurrido a causa del coletazo de la tormenta Isaac. Me comprometo con Cumanacoa con un plan de viviendas que hagan falta. Habrá que hacer un buen inventario de las viviendas afectadas. Hay que buscar los mejores terrenos. La culpa no es del río de quienes hemos irrespetado el terreno de la naturaleza”.

Con el favor de Dios vamos a construir las viviendas, las que sean, pero en buenos terrenos.

Vamos a crear un fondo, vamos a meter unos recursos estimados de 20 millones de bolívares, para las viviendas que sufrieron daños se pueden refaccionar.

“Les ruego calma: primero la emergencia”, finalizó.

 

 

Por Lisbeth Piñeros